Cómo lidiar con personas tóxicas

Introducción 

En nuestro día a día todos nos encontramos con personas con las que nos es más agradable tratar y con otras personas de trato más complicado, pero que si vemos la oportunidad los podemos considerar como grandes maestros, al menos, de manera temporal. Hoy te presento una serie de estrategias para saber cómo lidiar con personas tóxicas, aviesas o malintencionadas, puesto que en un momento dado estas personas te pueden condicionar, pero no tienen por qué determinar tu manera de actuar. 

«Todos vivimos en el mismo planeta, pero no en el mismo mundo». Laín Calvo 

Cómo lidiar con las personas tóxicas 

Nunca dejes de ser tú

No dejes de ser nunca una persona íntegra que actúa en base a unos valores. No permitas que esas personas te desestabilicen o saquen de tu centro, puede ser que lo consigan por momentos, pero tu ejercicio es tomar consciencia de que sus desequilibrios emocionales internos no tienen por qué afectarte a ti. 

Vibra alto desde el amor y la compasión, desde tu Realidad Suprema, esto te permitirá superar vibraciones de frecuencia más baja y recuperar tu bienestar personal en ambientes externos adversos. 

Vibraciones iguales vibran juntas.

Las vibraciones más elevadas siempre superan a las vibraciones más bajas.

No pierdas tu tiempo en intentar hacer que la otra persona cambie para verte bien, para sentirte bien. No permitas que tu bienestar personal quede condicionado por nada, ni por nadie. Establécete en la paz de tu Ser y no interfieras en el hacer de los demás. 

«No intentes hacer bailar a los cerdos, pierdes el tiempo y molestas al cerdo» Anthony de Mello

Si te gustaría seguir leyendo no te pierdas el artículo Cómo es tu Verdadera Identidad.

Pon limites 

Nunca dejes que ese tipo de personas te condicionen a actuar de una manera contraría a lo que sientes. Pon límites con un lenguaje que empatice con el sufrimiento de la otra persona, y fortalécete pensando que lo que tú verdaderamente eres jamás podrá ser tocado por nada, ni por nadie. 

Poner límites no te hace peor persona sino una persona más íntegra.

Transciende la situación

Todo lo que acontece en tu vida ocurre por un bien superior, aunque a priori no lo veas o te cueste entenderlo. Todo forma parte de tu crecimiento y del plan de amor de Dios para ti, solo confía y reconoce que tu grandeza no se ve amedrentada por ninguna persona, ni circunstancia. 

Tu eres más grande que cualquier problema, puedes superar cualquier problema

Pon amor y compasión a la situación mientras que esta se esté representado en tu vida. No te tomes las cosas tan a lo personal y piensa que esto también pasará. Mira a esa persona desde los ojos de la compasión, cada uno está haciendo lo mejor que sabe y que puede en función de su nivel de conciencia, de lo que la vida le ha ido presentando, de su conocimiento. 

Si una persona vive en la oscuridad, no puede ver con claridad.

Agradecer y deja ir  

Una vez aprendida la lección aléjate de este tipo de personas y déjalas ir. No tengas miedo de seguir tu camino. La gente tóxica acaba por intoxicar tu vida, tus proyectos y tus ganas de vivir. Establecidos los límites, ahora toca poner distancia.  

La gente con la que te rodeas tiene un impacto en su vida. Relaciónate con la gente comprometida con la verdad.

Si en tus conversaciones pones el foco en esa gente tu energía se desvía, te vuelves quejicoso, egoísta, víctima de las circunstancias en lugar de ver que puedes aprender de ellas. Tu disciplina merma y si no tomas consciencia acabas actuando como ellos.

Aléjate de las personas tóxicas, quita tu atención de ellas y ponla en las personas que te inspiran, personas que han triunfado en base a unos valores, en coherencia con lo que sienten. Nútrete de una manera sabia y evita la basura emocional. Te invito a que leas biografía de personas extraordinarias, libros motivadores o veas documentales que te ayuden a crecer internamente. 

Evita las personas tóxicas si no quieres convertir en una de ellas.

Conclusión 

Espero que te hayan servido de ayuda estos consejos de cómo lidiar con personas tóxicas, y que tu bienestar personal no acabe condicionado por su comportamiento. Lo más importante es mirar al mundo con los ojos de la compasión, esas personas han llegado a tu vida para enseñarte algo, pero cuando llegue el momento déjalas ir o si no es posible, al menos, deja espacio. Busca relacionarte con personas que te inspiren, que te motiven y te ayuden a ser mejor persona. Vibra alto, para que vibraciones similares aparezcan en tu vida.

Si te gustaría seguir leyendo al respecto no te pierdas el libro Dicha en el Caos. Recupera la alegría de estar vivo. 

Espero nos volvamos a ver pronto. 

Cuídate. 

La foto de portada pertenece a OSPAN ALI en  Unsplash

Deja un comentario